Home Internacionales Dilma Rousseff “Traje al gobierno al mayor líder político de este país”

El exmandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva asumió el cargo de ministro de la Presidencia del Gobierno de Dilma Rousseff, en medio de protestas de grupos opositores y manifestaciones de apoyo. A la ceremonia asistieron decenas de parlamentarios de la base oficialista, que recibieron a Lula y a Rousseff al grito de “no habrá golpe”.

“La gritería de los golpistas no me va a sacar del rumbo ni va a poner de rodillas a nuestro pueblo”, al pueblo brasileño, proclamó Rousseff luego de tomar juramento a Lula y a los nuevos miembros de su Gabinete.

Además de Lula como “primer ministro”, asumieron hoy el nuevo ministro de Justicia, Eugenio Aragao; el nuevo titular de la Secretaría de Aviación Civil, Mauro Lopes; y el jefe del despacho presidencial, Jaques Wagner.

“Cuento con su experiencia de expresidente, con su identificación con el pueblo de este país, con su incomparable capacidad (…) de entender a ese pueblo y de ser entendido y amado por él”, afirmó la mandataria en referencia a Lula. “Usted tiene la grandeza de los estadistas y la humildad de los verdaderos lideres”, agregó Rousseff.

“Las circunstancias actuales me dan la magnífica oportunidad de traer al Gobierno al mayor líder político de este país”, declaró Dilma, quien expresó su “repudio total e integral” a la divulgación por parte del tribunal que investiga al exmandatario de una conversación entre ambos que parece sugerir unas maniobras de la mandataria para influir en favor de su nuevo ministro. Rousseff afirmó que ese audio fue sacado de contexto y es una extorsión de parte del juez Sérgio Moro.

Rousseff reiteró que su conversación con Lula no tenía ningún propósito equívoco y afirmó: “No hay justicia cuando las garantías constitucionales de la propia Presidencia de la República son violadas”.

A raíz de la difusión del audio entre Rousseff y Lula, que el juez Moro le entregó al canal por cable GloboNews, miles de brasileños protestaron hasta la madrugada contra el nombramiento como ministro del expresidente en varias ciudades, entre ellas San Pablo y en Brasilia, donde hubo enfrentamientos.

La mayor concentración se realizó cerca de las 23 en la Avenida Paulista, centro de San Pablo, frente al edificio en forma de pirámide de la Federación de Industrias de la ciudad y en la Plaza de los Tres Poderes, frente al Palacio del Planalto en Brasilia.

Allí hubo disturbios al igual que frente al Palacio del Congreso donde a las 22 decenas de inconformes intentaron invadir el predio, lo que fue impedido por la policía con disparos de balas de goma y gas pimienta.

Efectivos policiales reforzaron poco antes de la medianoche el cordón de seguridad en la sede de la Presidencia, cuando Rousseff permanecía en la residencia oficial, el Palacio de Alvorada, desde donde monitoreaba los actos de protesta.

Además, se registraron enfrentamientos entre adherentes y opositores a Lula ocurrieron frente al domicilio del exmandatario y nuevo ministro en una localidad del cinturón industrial de San Pablo, hasta donde fue enviado un grupo de agentes de la policía militarizada.

En tanto, esta mañana activistas del oficialista Partido de los Trabajadores (PT) chocaron con opositores frente al Palacio del Planalto, sede del gobierno en Brasilia, donde se celebró la ceremonia de toma de posesión del ex presidente Lula da Silva como jefe de la Casa Civil.

Fuente : PAGINA 12

Economía